El origen del sobrepeso y la obesidad reside en el equilibrio entre consumo y gasto energético

se podría comparar con una libreta de ahorros.``si uno mete mas de lo que saca , esta ahorrando; si en nuestro cuerpo metemos mas energía con los alimentos de la que gastamos , ese exceso de energía se acumula en forma de grasa , el organismo ahorra``;mientras que el ingreso de energía se produce únicamente mediante los alimentos,

 

el  gasto tiene dos capítulos fundamentales:

uno es el gasto energético que realiza el propio organismo para mantenerse con vida, llamado  metabolismo basal, es la energía que requiere el corazón que esta latiendo, él  riñones sigue filtrando orina, él  aparato respiratorio, etc.. el metabolismo basal depende mucho de la Genetica, es decir ,hay personas que tienen un metabolismo basal muy elevado y gastan mucha energía en mantenerse vivos. Son esas personas que siempre están delgadas coman lo que coman. Otras personas tienen un metabolismo muy ahorrativo, qué  no gasta ninguna energía en mantener las funciones vitales, esa gente casi siempre tiene sobrepeso.

 

El capitulo del metabolismo no depende de la voluntad, lo proporciona la genética, el  sexo, la  edad.... circunstancias varias. Sin embargo , el otro capitulo del gasto energético si que es cosa nuestra: se trata del ejercicio físico , el cual es un  papel decisivo.


 No hay mas opción para adelgazar que reducir la entrada de energía al organismo mediante un plan de alimentación con menos calorías y aumentar el gasto mediante ejercicio físico.   

Es normal no estar donde quieres estar en tu vida, todavía no haber logrado lo que  por tantos años nos hemos propuesto, sentir una frustración increíble porque distintas circunstancias no te dejan ser completamente feliz, o simplemente no ser feliz de la manera que quieres serlo, y esto molesta, frustra, pasan los días, pasa el tiempo  pero no pasa la angustia porque  sabes que no está algo bien en tu vida. La pregunta es ¿Qué harás para arreglarlo? Porque sin duda no puedes vivir infeliz lo que queda de tu existencia.

Los peligros de la obesidad

Los peligros de la obesidad
La obesidad es el resultado del aumento no deseado de peso que se produce cuando la gente come más de lo que pueden quemar a través del ejercicio físico. La población obesa tiene mayor riesgo de desarrollar determinadas enfermedades como la diabetes, enfermedades coronarias y determinados tipos de cáncer. La obesidad se calcula a través del índice de masa corporal (IMC): el peso corporal expresado en kilogramos, dividido por el cuadrado de la altura de una persona en metros: ej. 1,6m x 1,6m = 2,56, 65kg/2.56 = IMC de 25,39. En el caso de los adultos, un IMC de entre 18,5 y 24,9 se considera saludable. Un IMC de 25 en adelante, se considera sobrepeso; 30 o por encima de 30 se considera obesidad. A continuación se facilita un cuadro del IMC.

VIDA SANA,el origen del sobrepeso

¿Cuál es el plan?

¡Olvida la edad: piensa en la juventud!

A todos nos pasa. ¿Te horroriza pensar en ello? ¡Buenas noticias! ¡Tenemos montones de consejos para ayudarte a sentirte joven y a tener una apariencia joven durante el mayor tiempo posible!
¡Pelo gris… piel arrugada…mala digestión…articulaciones que crujen… falta de energía!
Nadie quiere admitir que está destinado a envejecer. Pero podría servirnos de ayuda conocer el proceso de envejecimiento:
¡El cuerpo está formado por millones de células; algunas fuentes sugieren que el cuerpo humano está formado por 50 millones de millones (50 billones) de células, mientras que otras sugieren que la cifra se parece más a 100 billones! La cantidad de células no es estática, ya que algunas son reemplazadas de manera constante – multiplicándose para formar nuevas células, aunque cada célula únicamente se puede multiplicar una cantidad determinada de veces antes de que muera. Algunas células, incluido las células cerebrales, rara vez son reemplazadas. A medida que se pierden células o resultan dañadas, comienzas a acumular los signos del envejecimiento, tales como una piel más fina, huesos más frágiles y pérdida de masa muscular.
Tu metabolismo disminuye, naturalmente, su ritmo con el paso de los años, a un ritmo de aproximadamente el cinco por ciento cada 10 años, comenzando a partir de los 30 años.
A medida que vas cumpliendo años, pierdes un porcentaje de masa muscular, lo que deriva en una disminución del metabolismo mientras que el índice de grasa corporal aumenta. Menos masa muscular indica que se queman menos calorías, por lo tanto si sigues comiendo la misma cantidad, una mayor cantidad de alimentos se convertirá en grasa y la proporción de masa muscular con respecto a la grasa pasa a ser menos favorable. Tus músculos tendrán que trabajar más para quemar la grasa. ¡Por lo tanto, conservar la masa muscular resulta esencial!
Muchos otros factores aceleran el proceso de envejecimiento El estrés es una de las principales causas de envejecimiento prematuro. ¡Sacar adelante una carrera profesional y una familia exigente, las preocupaciones económicas, cuidar de unos padres ancianos, comer en cualquier sitio – ese estresante estilo de vida hace que los años te caigan encima! También te impide hacer ejercicio regularmente, lo que resulta esencial si quieres frenar el proceso de envejecimiento.
Nutrición deficiente: Es posible que comas mucho, pero también es posible que no estés tomando todos los nutrientes que tu organismo necesita para mantener una buena salud.
Las dietas de moda desbaratan el metabolismo y tu capacidad para controlar el peso de forma natural. El único método realmente efectivo consiste en proporcionar a tu organismo una nutrición saludable e incluir la práctica del ejercicio moderado de manera regular.
Falta de sueño: Tu organismo necesita repararse y recargarse con descanso regular; de 6 a 8 horas de sueño pueden también contribuir a desafiar al proceso de envejecimiento.
Quieres vivir durante más tiempo.
Quieres que esos últimos años de tu vida sean lo más saludables posible.
Las estrategias de prevención te pueden ayudar a conservar una imagen más joven y a sentirte más joven…
Relajación
Es indispensable. Mucha gente ha olvidado cómo relajarse de un modo apropiado.Todos podemos beneficiarnos al reducir nuestros niveles de estrés. Adquiere costumbres y pasatiempos que te ayuden a relajarte y disfrutar de la vida. Simplemente, respirando hondo en una posición cómoda y relajada durante 10 minutos, dos o tres veces al día, ya supone un comienzo; tiene un eficaz efecto desestresante, oxigena la sangre y le da un respiro al cerebro. Menos estrés = mejor salud.
Ejercicio
¡Conserva tu movilidad, flexibilidad y fuerza con un esqueleto fuerte y una masa muscular magra y tonificada! El ejercicio regular reestablece la flexibilidad y refuerza los huesos haciendo que estos sean más densos. ¡Al desarrollar músculo, ayudas también a acelerar el ritmo del metabolismo, lo que, a su vez, te permite ingerir más cantidad de alimentos! Caminar, bailar, montar en bicicleta, nadar… hace que el corazón bombee y las extremidades se muevan a diario. Añade un poco de entrenamiento de resistencia para mejorar el tono muscular e incrementar la fuerza de los músculos.
Mira cómo: Poca cantidad y mucha regularidad – comienza con 20 minutos de ejercicios de resistencia más 20 minutos de ejercicios aeróbicos *, tres veces por semana. La variedad es importante, y escoge actividades que te gusten, esto resulta esencial porque si no te diviertes, abandonarás antes de poderte aprovechar de las ventajas.
¡No te olvides nunca de calentar antes de cada sesión, para ayudar a prevenir lesiones! Transcurridas unas semanas, deberías notar los beneficios: más energía, más flexibilidad, la ropa parece quedarnos más suelta, dormimos mejor, una complexión más brillante, incluso es posible que te sientas 10 años más joven! ¡Ahora ya te has creado un hábito, ten en cuenta la posibilidad de aumentar cada sesión a 30-45 minutos y añade una o dos sesiones extra a la semana, no te olvides que al realizar esta actividad estás alargando la vida y gozarás de mejor salud – pero no te excedas! El ejercicio físico excesivo, realmente, tiene el efecto contrario, el organismo envejece con más rapidez. Da tiempo a que el cuerpo se recupere, combina el ejercicio con la relajación, el descanso y un sueño de calidad.
¡Bonos extra! El ejercicio ayuda también a tener una postura “estilizada” – un hombre o una mujer de 60 años puede estar agarrotado, encorvado y débil, o flexible, fuerte y erguido, gracias al ejercicio regular.

Estos son los alimentos que yo consumo los 7 días de la semana, el orden de los días no tiene porque ser el orden de los días de la semana así pues los numeraré del uno al siete.

Día 1: -desayuno: baso de leche de soja con cereales avena de centeno o germen de trigo (cereales integrales).  -almuerzo: dos manzanas.  -comida: lentejas con arroz y verdura. -merienda: dos latas de atún al natural con tortitas de arroz. -cena: pescado con judías.

Día 2:  -desayuno: baso de leche de soja con cereales avena de centeno o germen de trigo (cereales integrales). -almuerzo: dos yogures naturales sin azúcar y un puñado de nueces o avellanas  -comida: pollo a la plancha (pechugas) y ensaladas.  -merienda: dos piezas de fruta (peras).  -cena: pescado con cebolla al horno.

 

Día 3:  -desayuno: baso de leche de soja con cereales avena de centeno o germen de trigo (cereales integrales).  -almuerzo: una manzana y un yogur natural.  -comida: rustidera de pollo con verduras (muslo y contra muslo) -merienda: dos latas de atún al natural con tortitas de arroz. -cena: pescado con setas o champiñón.

 

Día 4:  -desayuno: baso de leche de soja con cereales avena de centeno o germen de trigo (cereales integrales).  -almuerzo: yogur y un platano -comida: macarrones con queso y atún (pasta).  -merienda: tortilla francesa y ensalada.  -cena: pescado con menestra de verduras.

 

Día 5:  -desayuno: baso de leche de soja con cereales avena de centeno o germen de trigo (cereales integrales). -almuerzo: uva o fruta del tiempo (melón, sandia, ciruelas, etc)  -comida: arroz (paella, costra, etc) un plato -merienda: atún al natural con tortitas de arroz -cena: pescado con asado de verduras (cebolla, berenjenas, calabacín, etc)

 

Día 6:  -desayuno: baso de leche de soja con cereales avena de centeno o germen de trigo (cereales integrales). -almuerzo: atún al natural con tortitas de arroz. -comida: carne de cerdo o cordero al horno o la parrilla (con moderación) -merienda: ensalada con atún.  -cena: tortilla de patatas y filete de higado

 

Día 7:  -desayuno: baso de leche de soja con cereales avena de centeno o germen de trigo (cereales integrales). -almuerzo: yogur natural sin azúcar con avellanas o nueces.  -comida: truchas al horno o a la plancha.  -merienda: pollo a la plancha.  -cena: leche de soja con cereales integrales.

.

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now